Para todos aquellos que queréis hacerme el regalo de poner voz a mis poemas, no podía menos que dedicaros este espacio.

 

En esta ocasión, son las alumnas y alumnos de 5º de Primaria del CEIP Belesar, de Baiona en Pontevedra quienes ponen  un brillo de futuro con sus voces a dos de mis poemas. Sólo y siempre puedo deciros...Gracias

 

Si queréis colaborar en esta sección y sumar vuestras voces, siempre tendréis aquí un espacio para compartir vuestra visión y el timbre de vuestra voz con las palabras que verso a verso os regalo. Enviad vuestros vídeos o audios a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y los incluiremos en la página.

"Mujeres"

Vídeo del poema Mujeres, con el sonido original del soporte sonoro de Proyecto Noctiluca

 

"Huecos"

 

"A los Ladrones de la Ternura"

 

"Políticamente correcto"

 

"Madrid Mío"

 

"Orilla nueva" Poema sonoro

(en colaboración con Diego Vázquez de Warning Session Project)

 

 

 

 En el Correo Gallego se hicieron eco de la presentación de Proyecto Noctiluca en Santiago de Compostela

 

 Fotografía: Rubén Martínez

Estuvimos en Jueves de Cuento de Onda Cero, puedes escucharlo aquí:

https://www.ondacero.es/emisoras/galicia/pontevedra/audios-podcast/noctiluca-con-carmen-quinteiro-y-bea-lopez_201811295c0002b60cf2971ee67cfd45.html

Carmen Quinteiro y Bea López

 

En el Diario de Vigo, también nos regalaron un espacio...

http://diariodevigo.com/la-poetisa-bea-lopez-invita-a-acompanarla-en-la-presentacion-del-proyecto-noctiluca-en-vigo/

 

 

 

 

       

            

                                                                                                                                                                                                                                                                                                       

 

 

 

Proyecto Noctiluca es un libro de poesía y soporte sonoro con diez poemas recitados y musicados e incluye una fusión fotopoética.

Si quieres disfrutar de la luz de Noctiluca, puedes conseguirlo en:

 

Os Catro Gatos Rúa das Rodas, nº 13 Santiago de Compostela

 

O Pazo de las Musas Rúa Nova, 8 Santiago de Compostela

 

O puedes pedirlo aquí:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Proyecto Noctiluca: 16 €  (Envíos a Península y Baleares 2,25 €)

(Para otros destinos consultar)

 Nº cuenta: ES60 1465 0100 92 1732125088 ( Concepto: Proyecto Noctiluca)

Envíanos tu dirección postal a: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

 

 

"Cuentos de Baobabs"

Cuentos de Baobabs

 

 

 

Cuentan que él siempre estaba cerca de ella. Sin invadirla.

Desde su refugio, en un obligado exilio, ella era hogar.

Dicen...

que cuando  cogía su mano, y sonreía, en ése diminuto instante en que la vida se concentra en dos miradas que se cruzan,

ella quedaba atrapada en el fondo de sus ojos, y lograba viajar con él hasta una sombra  bajo un árbol en Senegal.

Cuentan...

que nunca pedían permiso para preguntar, porque la respuesta siempre era verdad.

Dicen...

que departían sobre el paradero de la ternura, de perseguir los sueños, de la humanidad y el dolor...

él hablaba en cuatro idiomas sobre el amor.

Cuentan...

que cuando entrelazaban las manos de ébano de él con las pequeñas blancas manos de ella, se conformaba la figura redonda de la tierra.

Dicen...

que mezclaban lágrimas y pétalos de rosa para la cena, cuentan que podía olerse el presente en todas las casas del barrio, mientras removían lentamente el cous cous con aceite de coco y aromatizaban el futuro entre clavo, tomillo y orégano…

Cuentan...

que él necesitaba volar y que ella tanto lo quería, que acarició sus alas para dejarlo marchar

 

Cuentan que ahogaba el llanto en té mientras coloreaba Baobabs…

 

"700 días"

 

Quizá dejando atrás ésta trinchera

reclamándote a pecho descubierto

susurrándote un poema  de los gritos de mi pecho

descubras la algarabía, en la que viven mis musas

desde hace más de 700 días...

 

"700 días"

 

Quizá deixando atrás esta trincheira

reclamándoche a peito descuberto

rumoreándoche un poema dos berros do meu peito

descubras a algarabía, na que viven as miñas musas

desde hai máis de 700 días...

 

 

¡Ay mi luna!

 

¡Ay mi luna de azucenas!

en ésta noche infinita

qué desasosiego acunas,

que mi alma, ¿así se agita?

 

Ay mi luna de agua clara

tráeme su pena en un río

quiero lamer sus heridas

hasta agotar los suspiros

 

Ay mi luna, mi hechicera,

entrégame su alma envuelta

en un tierno paño de seda,

tejido todo de estrellas...

 

Ay mi luna Celestina!

Lluévenos perseidas finas

susúrrale al que yo añoro,

que tiene su espejo en mi risa

 

 

 

Sinfonía

 

Erase una sinfonía

Era en perfecta armonía

Era un latir incesante del líquido de la vida

Era el sabor a madera, de la que añeja el buen vino y le da savia

 

Era el olor de dos pieles que se funden y renacen enlazadas

Era deslizarse suavemente

Sobre notas dibujadas

Era una completa melodía al Sol Naciente

 

Era terciopelo fino, era tan suave…

Era un camino extenso

Sembrado de pétalos de flores

 

Eramos principio y fin

Eramos el hilo rojo

Dulcemente enmadejado

 

 

 

 

A los ladrones de la Ternura

 

Sepan, ladrones de la ternura

Que terminarán su tiempo entre rejas

Pues los días grises, ya tienen cura

Arden en destellos de luz: flores y luna

 

El abrazo se abre paso

La mano sólo acaricia

El beso imperecedero

Con dulzura diluye a acero

 

Sepan  ladrones, que ella, sin más: Perdura

Que no hay cadena, ni atadura

Pues Libertad es su hermana

Y desde el alba al ocaso se rinde sumisa la cordura

 

Sepan ladrones del alma, que traigo mi pluma cargada

Y el corazón desbordado

Para disparar ternura

A quien intente robarla

 

 

Sofá rojo de tres plazas

 

Absorto en su teléfono, sentado en una esquina del sofá rojo de tres plazas,

sus ojos subían y bajaban de vez en cuando

y un dedo le ayudaba a pasar página,

ella reposaba la cabeza en la otra esquina, estiró las piernas hasta encontrar un hueco para los pies debajo de sus muslos, (estoy aquí), tengo frío, ¿te importa?,

no solía haber respuesta, pero tampoco parecía una molestia,

la tele de fondo, vomitaba destellos que ella miraba sin interés,

estaba esperando un movimiento inusual en él, ¿vamos a la cama? (me quiero acurrucar)…

 

Él no la escuchaba, sólo sentía el frío de sus pies.

 

En un órdago de valentía, ella le dijo a su perfil:

 

-Te quiero, pero no te necesito,

 

él, en su silencio y sin responder, le dijo:

 

-Te necesito, pero no te quiero.

 

 

La culpa era del sofá rojo de tres plazas y pagado a plazos, que siempre... fué incómodo.

 

 

 

Hojas...

Había cerrado las ventanas, pero dejé la puerta entornada,
un montón de hojas se agolpaban en la entrada,
el viento las trajo, pensaba...

Allí había,
hojas grandes y marrones,
arrugadas,
sabias,
cansadas,
hojas rojas, apasionadas,
tersas,
suaves,
lanceadas,
otras amarillas, en plena floración inacabada,
añorando la vida de su savia,
entristecidas; “tiraron la toalla”,
alguna quedó a medias,
bicolor,
seguro fué tras una lucha encarnizada.


Debajo de todas ellas,
una pequeña hoja verde,
respiró
y se sintió liberada,
sin tapujos y con gracia,
alzó el vuelo y jugó conmigo
a perseguirla por toda la casa,
me entregué a su magia,
a sus ganas de volar,
y a su constancia,
sólo entonces olvidé,
los sinsabores de las hojas amontonadas en la entrada...

 

 


Melodía es Renacer

  

Melodía despierta a Recuerdo

Recuerdo se diluye en Savia

Savia invoca a Sentido

 

Sentido reencuentra a Carne y Carne recibe Placer

 

Placer se inunda de Llanto

Llanto reverbera en Risa

Risa se reencarna en Verso

Verso anhela Fulgor y Fulgor desea ser Piel

 

Piel moldea Sentimiento

Sentimiento añora Vorágine

Vorágine desboca a Sueño

Sueño desea Melodía y Melodía consuma en Renacer



 

En línea recta...

 

La línea recta tiene horizonte, lleva paragüas, esquiva charcos,
en línea recta el sol sale, la brújula marca el norte, el verde esperanza manda, nada despeina el paisaje,
en  línea recta, la piel no se arruga, no salpica el barro, el olor no evoca pero retoca,
en  línea recta, no se cansa el cojo, no se pierde el ciego, la niña será mujer y el niño un hombre de bien,
en  línea recta, se quiere de una vez, sin desarmarse la tez, el corazón marca el compás con sabiduría de ciempiés,
en  línea recta, el viaje es con maleta, con la sábana estirada y la cena elaborada,
en  línea recta, el llanto es alegre, la lágrima escueta, no hay surco en el rostro después,
en  línea recta, el sueño es profundo, la almohada sabia, el despertador un ancla para asirte bien,
en  línea recta, dos y dos son cuatro, la resta no cuenta y tampoco ponerse los zapatos del revés,
en línea recta, la risa no gasta patas de gallo, no ensorcede, pero enaltece,
en línea recta, la locura, se guarda en el baúl olvidado, con la llave oxidada, para que no te confunda lo que ves,
en línea recta, el impulso se duerme, no hay lugar a equívoco, lo hiciste y lo pensaste bien,
en línea recta, la vida, trasiega tranquila... 



Pero...¡ay!...la línea sinuosa es...tan...

            pero ¡tan sabrosa!

 

 

Me detengo y te congelo


Me detengo en éste instante
en un iris color de otoño
me detengo ante el silencio que es sonrisa
y porque la risa es el ancla
porque no hay razón para no hacerlo
porque simplemente, me da la gana

Me detengo y no escudriño
ni un rincón de tu mirada
sólo me pierdo en el tiempo
en que desgasto mi almohada
porque si te pienso siento
porque si te sueño, baten alegres mis pestañas

Me detengo y me pregunto
en qué rincón abandoné la armadura
los pies de plomo, la cordura desgastada
 ¿y cuándo me gustó a mí el zumo de zanahoria y naranja?
o llevar por la mañana, la inconsciencia en la mirada
así que, me detengo y te congelo, con el obturador de mi cámara

 

 

 

Madrid en el calendario

 

Treinta y tres primaveras bailadas en tu regazo
barrio, persianas bajadas y niños jugando,
los abuelos viven en el piso de abajo,
sol incansable de Agosto

un beso en un ascensor y justo detrás: un salto,
el novio que baila breakdance
yo con el pelo tintado
80 por aquí y por allá
venían dejando rastro,
crecer, cruzar, inventar,
y al templo de Debod vamos
que para el amor es sagrado,
yo en Gran Vía no me pierdo
si eso, te busco en el Rastro
todo vale, nada llega
al primer "guá" en La Latina
el amor haciendo estragos
que unos vienen y otros van
pues para todo hay letargo
Lavapiés haciendo esquina
y Luna brillando en asfalto
el cantautor conocido
y también el que no lo era tanto
noches desnudas y eternas
descálzame que te canto

Magerit desde hace siglos
Madrid en mi calendario

 

 

 

Mujeres

Mundanas
Despiertas

Inteligentemente bellas
Desnudas hasta el cuello
Sabias de todo y de nada
Risueñas ante la camada
Perfectas cada una en su talla

Madres en desdoble o novias desdobladas
Con piel de rosa tallada
Delicadas como el rocío de la mañana
Cual torres de marfil bien enraizadas

Únicas
Indomables

Salvajes amando la vida
Brujas quemando suspiros
Como redes que abrazan océanos
Frescas como la lluvia
O ajadas por un espino

Camaleónicas
( Grandes) Desconocidas

Levantando ruinas con sus manos
Como árbol joven resisten la llama
Deshojándose en amor con cada paso
Aclarando la espesura de ésta fronda
Noctilucas perennes en mi asfalto



Gracias a las mujeres de mi vida.
A mi madre.

 

 

Viento y nube

Fotografía: Bea López Jerez

 

Inoloros. Indoloros

(dentro del proyecto fusión fotopoética con Alfonso Alcalá)

 

               

Y para desaprender tu aroma

Diseccioné cuatro o cinco corazones

Cristalinos, transparentes...

 

                                        ... Inoloros, Indoloros